Facebook Twitter Youtube

Control Rutinario del Embarazo

  • 01.jpg
  • 02.jpg
  • 03.jpg
  • 04.jpg

El control médico durante el embarazo es muy importante. Se ha de comenzar cuando la señora conoce de su gestación. Las visitas médicas en un embarazo normal se hacen mensualmente hasta el octavo mes de gestación y después cada una o dos semanas. Dicho control se basa en las exploraciones clínicas periódicas que realiza el médico, y también en una serie de procedimientos técnicos que permiten completar el control clínico y profundizar en caso necesario.

Exploraciones Médicas

Durante las visitas se incluye un análisis de orina, el control del peso y la tensión arterial. La exploración abdominal, con especial atención al crecimiento del feto, fijándose en la altura uterina y la auscultación del latido fetal.

Pruebas Complementarias

La pruebas complementarias que se solicitan durante el curso del embarazo son las siguientes:

  1. Exámenes de Laboratorio

En la primera consulta se solicitan exámenes generales de sangre, que incluyen las pruebas serológicas, grupo sanguíneo y RH materno, de orina para comprobar las condiciones en que se inicia la gestación.

En el tercer y cuarto mes de gestación se solicita un test de tolerancia a la glucosa para diagnosticar la diabetes gestacional. También los marcadores hormonales para conocer las probabilidades de riesgo del síndrome de Down.

En el sexto mes de gestación se solicita un test de tolerancia a la glucosa.

En el séptimo mes se solicita un cultivo de flujo vaginal para comprobar que no exista ninguna infección genital capaz de contaminar al feto en el momento del parto; también, un urocultivo de control.

En el 8 mes se solicitan nuevos exámenes generales de sangre y orina para comprobar las condiciones maternas de cara al parto.

  1. Controles Ecográficos
Controles Ecográficos

La ecografía es una exploración con ultrasonidos que permiten el estudio del embarazo, sin perjuicios para el feto. En todos los embarazos normales se solicitan al menos 4 ecografías de control. La primera se realiza dentro de los tres primeros meses de embarazo para fijar exactamente la edad gestacional del feto y medir la sonolucencia nucal, la cual constituye un marcador de riesgo para síndrome de Down. La segunda es de detalle o de tercer nivel, se realiza entre las 20 y 24 semanas, esta es la más importante de todas ya que sirve para diagnosticar posibles malformaciones del feto. La tercera ecografía se realiza a las 30-32 semanas y sirve para comprobar el crecimiento fetal. La cuarta ecografía se realiza entre las 36 y 38 semanas, para comprobar el crecimiento, la posición fetal, l placenta y la cantidad de líquido amniótico.

“No obstante, la ecografía es una prueba de diagnóstico por la imagen que está sujeta a múltiples variables individuales de interpretación. Por lo tanto, todo y que es un método útil y válido, no es una prueba infalible y siempre pueden haber algunas malformaciones que se queden sin diagnosticar.”

Preguntas Frecuentes

  • ¿Cómo escoger el sexo de mi hijo? +

    Está comprobado: el hombre es quien, sin quererlo, determina el sexo de su hijo. Pero la concepción de una niña Read More
  • 1

Conoce Nuestros Casos de Exito

Casos de Éxito