Facebook Twitter Youtube

Medicina Alternativa y Embarazo

¿Qué es la medicina natural?

Cualquier tratamiento que no sea clasificado como convencional, ortodoxo o alopático se lo denomina bajo el nombre de “medicina natural”. Los tratamientos más frecuentes son la reflexología, la homeopatía, la acupuntura o medicina china y la aromaterapia.

La acupuntura es una rama de la medicina china que se basa en la idea de que fuerzas de energía llamadas “Chi” fluyen de nuestro cuerpo, y que las dolencias del mismo se deben a desbalances en estos flujos. El balance puede ser restaurado mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos de nuestro cuerpo, para desbloquear el ”Chi”. Muchas mujeres encuentran muy efectivo este tratamiento para las náuseas, dolores de cabeza, alergias, indigestión y problemas emocionales como la depresión o problemas serios como la hipertensión arterial.

También se puede usar durante el trabajo de parto, para aliviar las molestias de las contracciones uterinas.

La Reflexología alivia desórdenes en otras partes del cuerpo aplicando presión sobre puntos específicos en la planta, estimulando terminales nerviosas. Durante el embarazo puede mejorar problemas circulatorios, dolores de espalda o de otras partes del cuerpo y puede asociarse también con medicamentos convencionales. En casos de enfermedades más serias como hipertensión arterial o diabetes. Algunas personas lo usan durante el trabajo de parto para aliviar los dolores de las contracciones.

La Aromaterapia utiliza aceites esenciales extraídos de plantas y se aplica mediante masajes. Puede ayudar a relajar tus músculos y aliviar tensiones.

La Homeopatía se basa en estimular los propios mecanismos del cuerpo para curar distintas dolencias. Se utilizan mínimas cantidades de extractos minerales, plantas o animales. Cuanto menor la cantidad utilizada, mayores y más potentes serán los resultados. Las mínimas molestias relacionadas al embarazo como las náuseas, vómitos, acidez estomacal e indigestión, son generalmente solucionadas con la homeopatía pero, deben evitarse dosis realmente potentes durante la gestación.

Todas estas alternativas pueden complementar tratamientos convencionales. Se basan en tratar a la persona como un todo y consideran también el estilo de vida, tipo de alimentación y estado emocional, antes de decidir un tratamiento. Se han utilizado por cientos de años, basándose en la observación y aunque es muy difícil cuantificar los resultados, en la práctica diaria muchas veces resultan exitosos. La mayoría de los componentes utilizados en todos estos tratamientos son inocuos, pero siempre busca asesoramiento con profesionales experimentados antes de comenzar cualquier tratamiento.

Los medicamentos denominado “NATURALES” son compuestos generalmente químico, los cuales muchas veces no se sabe que contienen. Además, son medicaciones que no se han usado ampliamente durante la gestación y por lo tanto no hay estudios de seguridad. Por la falta de información de los mismos, se debe evitar su uso durante el embarazo. Algunos estudios en Estados Unidos, han encontrado que muchas de estas sustancias contienen agentes químicos potencialmente dañinos para el feto.