Facebook Twitter Youtube

Embarazo con Menos Molestia

A pesar que el embarazo es una época estimulante y alegre, suele llegar acompañado de síntomas desagradables, como el malestar matutino, la acidez o el dolor de espalda. Esta es una guía para sobre llevar estas molestias.

Anemia: algunas embarazadas desarrollan bajos niveles de hemoglobina en sangre debido a una deficiencia de hierro o ácido fólico. Fatiga, desmayos, palpitaciones y palidez son sus síntomas. Consuma alimentos ricos en hierro: hígado, huevo, frutas secas, granos integrales, carne, vegetales de hojas verdes, lentejas, guisantes, naranja y pomelo.

Dolor de Espalda: es habitual en el embarazo y puede empeorar cuando la mujer se agacha, se levanta o pasa muchas horas de pie. Trate de no subir más allá del peso estipulado por el médico; evite esfuerzos y pruebe una faja maternal. Mantenga posturas adecuadas y levántese en forma correcta.

Estreñimiento: el movimiento intestinal puede disminuir debido a la progesterona producida por la placenta y la creciente presión en el abdomen del bebe al crecer.

Coma en horarios regulares, beba entre ocho y diez vasos de liquido al día, haga ejercicio moderado diario, coma varias porciones de fruta (naranja, mandarina, papaya, pitahaya, ciruela, granadilla), vegetales y granos, pruebe suplementos con fibra. No tome laxantes sin consultar. Consuma 3 cucharadas al día de salvado de trigo.

Varices: en esta etapa disminuye la circulación de la sangre de las piernas a la pelvis, lo que provoca varices. Así que trate de permanecer parada el menor tiempo posible, cuando descanse levante los pies, use ropa suelta en piernas y cintura.

Acidez: es una sensación de ardor en medio del pecho, a menudo acompañada por mal gusto en la boca. Ocurre porque el contenido del estómago sube al esófago.

Ingiera menos y con mayor frecuencia, pero coma despacio, evite los alimentos grasos o fritos, igual que el alcohol, chocolate, menta, ajo, cebolla, café y cigarrillo. No coma dos horas antes de ir a dormir y levante la cabecera de su cama de 6 a 9 centímetros.

Malestar Matutino: las embarazadas experimentan nauseas o vómitos entre las 12 y 14 primeras semanas, sobre todo por la mañana.

Mastique galletas de soda al levantarse, coma varias comidas breves para el estómago nunca este vacío, evite alimentos muy condimentados, pesados o fritos cuando tenga nauseas. Beba mucho líquido, especialmente luego de vomitar. Pruebe con hielo triturado, jugos de fruta o helados.

Fatiga: la mujer puede sentirse cansada la mayor parte del tiempo, sobre todo durante el primero o segundo trimestre.

Descanse siempre que pueda en el día, tome una siesta rápida durante parte de la hora del almuerzo o descanse unos minutos con los pies en alto.

Aumente el consumo de proteínas y hierro, consiga ayuda para las labores caseras y descanse en las noches.

Cambios en la Piel: las arrugas se notan menos. Los pezones y la areola de la mama se tornan más oscuras, puede aparecer una línea negra que se inicia en el pubis y finaliza en el ombligo. La cara toma una coloración característica. Todo esto desaparecerá después del embarazo.

Para la mitad del embarazo, las mamas, que se están preparando para la lactancia, a veces segregan una sustancia blanquecina denominada calostro. La piel del abdomen se distiende, y en algunas mujeres aparecen estrías de color rojizo; se recomienda usar cremas hidratantes desde un comienzo en el abdomen, pechos, muslos y glúteos.

Molestias sobre la Región Pública: se producen al final del embarazo y es debido a la compresión del útero a este nivel. No son motivo de alarma, a no ser que se acompañen de sangrado o pérdidas por vagina.

Aumento del Flujo Vaginal: es frecuente el aumento de la secreción vaginal, que carece de importancia; pero cuando se asocia a escozor o picor puede ser un síntoma de infección vaginal.

Cansancio y Somnolencia: son típicos de los primeros meses, es una reacción normal de adaptación del cuerpo a la nueva situación. Se ha de procurar descansar y dormir las horas suficientes. Al final de la gestación puede haber insomnio.

Hemorroides: durante el embarazo se suelen desarrollar o agravar. Se ha de procurar seguir los consejos dados anteriormente para el estreñimiento.

Micción Frecuente: en los primeros meses es debido a los cambios hormonales. Más adelante a medida que crece el útero, presiona la vejiga y disminuye así su capacidad. En la noche se produce una reabsorción de líquidos que durante el día la embarazada tiende a acumular en las extremidades, siendo uno de los motivos por los cuales es frecuente que la señora se levante en la madrugada a orinar.

Molestias Lumbares: son debidos a los cambios que ha de sufrir la columna vertebral para compensar el peso del abdomen, para que la gestante conserve el equilibrio. Son de difícil solución; suele mejorar con una buena preparación física, con el reposo y durmiendo con un colchón duro.

Nauseas y Vómitos: más frecuentes durante los primeros tres meses. Se cree que son debidas a los cambios hormonales de la gestación, aunque también contribuyen factores emocionales. Se ha de procurar no comer en cantidad abundante, evitar los líquidos calientes, comen poco pero en varias ocasiones (fraccionar las comidas), eliminar las grasas y los fritos.