Facebook Twitter Youtube

El Virus de Papiloma Humano y el Cáncer

El virus de papiloma humano, o papilomavirus humano (VPH por sus siglas) es un grupo de más de 120 tipos de virus. Se llaman papilomavirus porque ciertos tipos pueden causar verrugas, o papilomas, que son tumores benignos (no cancerosos). Diferentes tipos de virus de papiloma humano causan las verrugas comunes que crecen en las manos y en los pies y aquéllas que se desarrollan en la boca y en el área genital.

De los más de 80 tipos de virus de papiloma humano, existen más de 30 que tienen la habilidad de infectar el tracto genital. Estos VPH genitales pueden pasarse de una persona a otra a través de contacto sexual. Algunos VPH pueden causar verrugas que aparecen en o alrededor de los genitales y el ano, tanto de los hombres como de las mujeres. Las verrugas genitales son técnicamente conocidas como condilomas acuminados y están generalmente asociadas con dos tipos de VPH, el número 6 y número 11. El VPH también puede causar crecimientos planos anormales en el área genital y en el cuello del útero (la parte más baja del útero que se extiende a la vagina).

La mayoría de las mujeres sexualmente activas se exponen a contraer la infección por VPH con el inicio de sus relaciones sexuales. Sin embargo, las infecciones por el VPH suelen ser transitorias en las mujeres jóvenes y desaparecen entre 9 meses y dos años después. En una Proporción menor, las infecciones se vuelven persistentes constituyendo el grupo de riesgo para desarrollar NIC de alto grado o cáncer.

La citología vaginal sigue siendo la técnica más utilizada para la defección de lesiones precancerosas o cáncer del cuello uterino. Desde la década de 1950, la prueba de papanicolaou (PAP) ha sido capaz de detectar las lesiones en forma temprana, lo que permite un tratamiento eficaz reduciendo la incidencia del cáncer del cuello uterino. Sin embargo, la citología vaginal presenta limitaciones metodológicas que pueden dar lugar a resultados de falsos negativos y falsas positivos.

El Virus de Papiloma Humano y el Riesgo de Cáncer

En la última década se ha comprobado que la infección por algunos tipos específicos de VPH (virus de alto riesgo) son factor necesario para el desarrollo del cáncer de cuello uterino y de las lesiones precursoras o Neoplasia Intraepitelial Cervical (NIC) de alto grado. se ha comprobado que la infección persistente por el VPH aumenta más de 250 veces el riesgo relativo de padecer cáncer de cuello uterino.

El VPH ahora se conoce como la causa mayor de cáncer del cuello del útero (cerviz). Algunos tipos de VPH se conocen como virus de "bajo riesgo" porque raramente se convierten en cáncer; éstos incluyen los VPH-6 y VPH-11. Los tipos de VPH que pueden llevar al desarrollo de cáncer se conocen como "tipos asociados con el cáncer". Los tipos más importantes, transmitidos sexualmente, asociados con el cáncer en hombres y mujeres incluyen los VPH-16, VPH-18, VPH-31, y VPH-45. Estos tipos de virus asociados con el cáncer causan crecimientos que normalmente parecen planos y son casi invisibles, comparados con las verrugas causadas por los VPH-6 y VPH-11.

Condiciones Precancerosas

Ambos tipos de VPH, los asociados con el cáncer y los de bajo riesgo, pueden causar el crecimiento de células anormales en el cuello del útero, pero generalmente sólo los tipos de virus asociados con el cáncer pueden llevar al desarrollo del cáncer del cuello del útero.

Las células cervicales anormales pueden detectarse cuando se realiza la prueba de citología cervico vaginal (CCV), o Papanicolaou (PAP), durante un examen ginecológico. Se han utilizado varios términos para describir las células anormales que pueden verse en las pruebas PAP. En el sistema de Bethesda (el sistema principal que se utiliza para informar los resultados de las pruebas PAP en los Estados Unidos), las condiciones precancerosas son divididas en lesiones intraepiteliales escamosas (LEI) de bajo grado y de alto grado. Las células escamosas son delgadas, planas, y se encuentran en el tejido que forma la superficie de la piel, en el revestimiento del conducto superior de los tractos respiratorios y digestivos, y en la vagina y la parte exterior del cuello del útero.

Otros términos que a veces se utilizan para describir estas células anormales son neoplasia intraepitelial cervical (NIC) y displasia. Las lesiones intraepiteliales escamosas de bajo grado (displasias leves) son una condición común, especialmente en las mujeres jóvenes. La mayoría de las lesiones intraepiteliales escamosas de bajo grado vuelven a la normalidad pasado unos meses o unos pocos años. A veces, las lesiones intraepiteliales escamosas de bajo grado pueden convertirse en lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado. Las lesiones intraepiteliales escamosas de alto grado no son cáncer, pero eventualmente pueden convertirse en cáncer y deben ser tratadas por un médico.

Ciertos comportamientos, tales como empezar las relaciones sexuales a una edad temprana y tener muchos compañeros sexuales, aumentan la probabilidad de desarrollar una infección de VPH.

La mayoría de las infecciones con virus de papiloma humano desaparecen por si solas sin causar anormalidad alguna. Es importante notar que la infección con tipos VPH asociados con el cáncer (16, 18, 31, y 45) puede aumentar el riesgo de que las anormalidades suaves se conviertan en anormalidades más severas o en cáncer del cuello del útero. Sin embargo, de las mujeres que desarrollan cambios anormales en las células con tipos de VPH asociados con el cáncer, sólo un porcentaje pequeño desarrollaría cáncer del cuello del útero si estas células no fueran removidas.

Los estudios sugieren que si una mujer desarrolla cáncer o no, depende de una variedad de factores que actúan conjuntamente con los tipos de VPH asociados con el cáncer. Estos factores pueden incluir el fumar, la resistencia baja a la infección, e infección con agentes diferentes al VPH.

Cuidado de Observación y Tratamiento

Si en una prueba de CCV se detectan cambios en las células que preocupan, el siguiente paso normalmente es una colposcopia y una biopsia de cualquier área anormal. (La colposcopia es un procedimiento en el cual se utiliza un espéculo y un microscopio llamado colposcopio para examinar la vagina y el cuello del útero. La biopsia es la extracción de una muestra pequeña de tejido para hacer un diagnóstico).

Aunque actualmente no existe cura médica para eliminar una infección del papilomavirus, las lesiones intraepiteliales escamosas y las verrugas que estos virus causan, estas pueden ser tratadas. Los métodos que se utilizan para tratar las lesiones intraepiteliales escamosas incluyen la cauterización en frío o CRIOTERAPIA (enfriamiento que destruye el tejido), el tratamiento láser (cirugía con una luz de alta intensidad), el tratamiento de EXÉRESIS quirúrgica por medio del asa eléctrica (LLLETZ O LEEP, por sus siglas en inglés), así como la cirugía convencional. Pueden usarse tratamientos similares para las verrugas genitales externas.

Además, dos químicos poderosos (la podofilina y el ácido tricloroacético al 85%) pueden destruir las verrugas genitales externas cuando se aplican directamente en ellas. Las cremas Imiquimod (no disponible en Colombia) y  5 – fluor uracilo también han sido aceptadas recientemente como otras drogas efectivas para el tratamiento. El Imiquimod trabaja estimulando el sistema inmune (defensa) para luchar contra el virus.

Recuerde que como la infección por el VPH no es curable, una vez reciba el tratamiento, usted no debe descuidarse y tiene que seguir en control estricto con su ginecólogo. Tomarse citologías cervico vaginales frecuentemente y asistir a controles.

Tipificación de Virus Del Papiloma Humano

Existen virus que son de alto riesgo para desarrollar lesiones mayores y otros con riesgo bajo. Es decir que cuando se tiene un virus de alto riesgo, no indica necesariamente que se tendrá un cáncer; en este caso el seguimiento y los controles deben ser muy estrictos y a veces las conductas de tratamiento que se tomen pueden ser más radicales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) clasifican el VPH en alto y bajo riesgo según su potencial para inducir cáncer.

Clasificación del Virus

Alto Riesgo Oncogénico. Son los VPH de tipo 16, 18, 31-35, 51, 52, 56, 58, 61, 66, 68, 70, 73.

Bajo Riesgo Oncogénico. Son los  VPH de tipo  6, 11, 40, 42-45, 53-55, 57, 59, 61, 67, 69, 71, 74, 82.

Actualmente contamos con la tipificación por captura hibrida, el cual es un método muy fiable para saber el tipo de virus que esta ocasionando el problema.

la técnica de captura de híbridos 2 de DIGENE es el estándar de la industria para la detección del ADN del VPH. Es la única prueba aprobada por la FDA (Food and Drug Administration, USA) para realizar exámenes en muestras de cuello uterino

La prueba detecta la presencia de híbridos de ADN: ARN que son formados por la adición de sondas de ARN para 13 tipos de VPH de alto riesgo y potencialmente oncogénicos (VPH 16, I8, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68).

La prueba es de tipo semi cuantitativa y su resultado es un reflejo de la carga viral; información muy útil para el seguimiento de las pacientes.

Éstas muestras son estables hasta 15 días a temperatura ambiente, 25 días en refrigeración y tres meses congeladas por lo menos -20 girados centígrados, lo facilita el almacenamiento y transporte de las mismas a centros de referencia.

las condiciones para la toma de la muestra son:

-  Abstinencia sexual de 72 horas
-  No realizar tacto vaginal antes de toma
-  No aplicar duchas, cremas, medicamentos, aceites etc.
-  Esperar 30 días después de toma de biopsia o terapia local
-  Esperar 60 días después de tratamiento (LLETZ, conización, etc.).

Investigación Actual

Un importante estudio del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos actualmente está evaluando los diferentes enfoques para las mujeres con resultados de la prueba PAP ligeramente anormales. Los hallazgos ayudarán a las mujeres y a sus médicos a decidir qué curso de acción tomar cuando se presentan anormalidades ligeras en las pruebas PAP. Además, los investigadores del Instituto Nacional del Cáncer están probando y validando nuevas maneras de detectar el VPH y los cambios de las células del cuello del útero relacionados con éste.

Los científicos del laboratorio del Instituto Nacional del Cáncer están llevando a cabo investigaciones acerca del VPH para conocer cómo este causa cambios precancerosos en las células normales y cómo prevenir estos cambios. Los científicos están estudiando el VPH creado en el laboratorio con la meta de descubrir maneras de controlar la infección o hacer una vacuna contra el virus. Los científicos han desarrollado varias vacunas prometedoras para papilomavirus afines que actualmente se están probando en animales. Además, se está intentando descubrir cómo ayudar al sistema inmune (defensa) de una persona a prevenir que las células anormales se conviertan en cáncer del cuello del útero.

Actualmente se cuenta con la vacuna para 4 tipos de VPH (6,11,16 y 18). Esto constituye un gran avance en la lucha contra esta enfermedad.