Facebook Twitter Youtube

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad misteriosa que afecta a las mujeres en los años reproductivos. El nombre proviene de la palabra endometrio, el tejido que cubre la parte interior del útero (matriz) y que crece cada mes siendo desechado en el ciclo menstrual. En la endometriosis, el endometrio se encuentra fuera de la matriz en otra parte del cuerpo. En las localidades afuera de la matriz, el tejido se desarrolla en lo que se llama “Nódulos”, “Tumores”, “Lesiones”, o “Injertos”. Estos tumores pueden provocar dolor, infertilidad y otros problemas.

Los nódulos de la endometriosis son encontrados comúnmente en el abdomen afectando los ovarios, trompas de Falopio, los ligamentos que sostienen el útero, el área entre la vagina y el recto, la superficie exterior del útero y el revestimiento de la cavidad pélvica. En algunas ocasiones los tumores se encuentran también en cicatrices quirúrgicas abdominales, los intestinos, o el recto, la vejiga, la vagina, el cuello de la matriz, la vulva y los genitales (órganos externos de la reproducción). Los nódulos endometriales también se han hallado fuera del abdomen, en el pulmón, bazo, muslo y otras localidades pero estos sitios no son comunes.

Por lo general los tumores endometriales no son malignos o cancerosos, son una clase de tejido normal, fuera de su lugar normal. Como los tejidos de revestimiento de la matriz, los tumores endometriales usualmente responden a las hormonas del ciclo menstrual. El tejido crece cada mes, se desbarata y produce el flujo de sangre. Pero, contrario al revestimiento de la matriz, el tejido endometrial encontrado fuera del útero no puede salir del cuerpo. Como resultado ocurre hemorragia interna, degeneración de la sangre y tejidos desechados de los tumores, inflamación de las áreas que rodean el tumor, y formación de tejido cicatrizal. Otras complicaciones que pueden ocurrir dependiendo de la localidad de los tumores incluyen el rompimiento de los nódulos (que pueden extender la endometriosis a lugares nuevos), formación de adherencias, hemorragia u obstrucciones intestinales (sí los nódulos están en el intestino), problemas con el funcionamiento de la vejiga (sí los tumores están en, o encima de la vejiga) y otros problemas. Los síntomas parecen empeorarse con el tiempo aunque ciclos de remisión y reaparición ocurren en algunos casos.

Los Síntomas

Los síntomas más comunes de la endometriosis son dolor antes de y durante las menstruaciones, (usualmente peor que los calambres menstruales “normales”). Dolor durante y después de las relaciones sexuales, infertilidad, y hemorragias abundantes o irregulares. Otros síntomas pueden incluir fatiga; defecaciones dolorosas durante los periodos de menstruación, dolor en la parte inferior (baja) de la espalda durante las reglas; diarrea o estreñimiento, y otros trastornos intestinales durante las menstruaciones. Sin embargo, algunas mujeres con endometriosis no tienen ningún síntoma. Y según los libros de medicina, la intensidad del dolor no está siempre relacionada con la extensión de la enfermedad. Algunas mujeres con endometriosis visiblemente extensiva no sufren ningún dolor; en otras ocasiones, mujeres con unos pocos crecimientos pequeños sufren de dolores incapacitantes. Esta diferencia de síntomas es clara evidencia que es poco el entendimiento actual sobre el verdadero proceso de la enfermedad.

No todas las mujeres con endometriosis son infértiles, aunque la infertilidad comúnmente es el resultado de una condición empeorada.

Teorías Acerca de la Causa de la Endometriosis

La causa de la endometriosis es desconocida varias teorías han sido estudiadas, pero debido a la diversidad de los síntomas es imposible adjudicar las apropiadas para todos los casos. Una teoría es la del retroceso del flujo menstrual, o sea, la teoría de migración del endometrio a través de las trompas durante la menstruación. Parte del tejido menstrual regresa por las trompas de Falopio implantándose y luego creciendo en el abdomen; algunos expertos que estudian la endometriosis creen que toda mujer tiene algún retroceso del flujo menstrual, y que un problema en el sistema inmune y/o un problema hormonal permite que el tejido se establezca y crezca en las mujeres que desarrollan la endometriosis.

Otra teoría sugiere que el tejido endometrial sea distribuido desde el útero a otras partes del cuerpo por el sistema linfático o sanguíneo. Una teoría genética sugiere que el problema es engendrado de los padres de algunas familias o que ciertas familias tengan factores predisponentes para la endometriosis.

Otra teoría sugiere que los residuos o restos de tejidos de cuando la mujer era embrión pueden desarrollarse en endometriosis o que algunos tejidos adultos detengan la habilidad que tenían en la etapa embrionaria de cambiarse en tejidos reproductivos bajo ciertas circunstancias.

En los casos en que se encuentra la endometriosis en las cicatrices quirúrgicas abdominales, se ha sugerido la posibilidad del trasplante quirúrgico, aunque también se ha encontrado el tejido en cicatrices donde parece muy improbable la posibilidad de implante accidental.

Diagnóstico

Él diagnóstico de la endometriosis se considera por lo general incierto hasta que se compruebe por laparoscopia. La laparoscopia es un procedimiento quirúrgico menor que se hace bajo anestesia. El abdomen del paciente es dilatado con un gas de dióxido de carbono para que sea más fácil ver sus órganos; entonces, por una incisión pequeña en el abdomen, se mete un laparoscopio (un tubo iluminado). Moviendo el laparoscopio alrededor del abdomen, el cirujano puede examinar la condición de los órganos abdominales, y si lo hace cuidadosa y minuciosamente, observa la presencia de la endometriosis

En muchos casos él medico puede sentir los crecimientos endometriales al tocarlos durante un examen pélvico. Muchas veces los síntomas indican la endometriosis, pero los libros de medicina dicen que no es bueno tratar esta enfermedad sin confirmar él diagnostico por laparoscopia. El cáncer en los ovarios algunas veces tiene síntomas iguales a los de la endometriosis, el tratamiento hormonal (sobre todo el estrógeno), que es un tratamiento común para endometriosis, podría adelantar el crecimiento de un tumor maligno. Una investigación por laparoscopio también enseña las localizaciones, la extensión, y el tamaño de los crecimientos, y pueden ayudar al médico y al paciente a hacer decisiones de largo alcance acerca del tratamiento y el embarazo de una manera mejor informada.

Tratamiento

El tratamiento para la endometriosis ha variado sobre los años pero no se ha encontrado ninguna curación definitiva. La histerectomía y ooforectomia (extirpar los ovarios), se han considerado una curación “definitiva”; pero las investigaciones han encontrado una proporción de continuación o reaparición después de esta cirugía.

Por lo usual, los calmantes se recetan para el dolor de la endometriosis.

El propósito del tratamiento con hormonas es parar (interrumpir) la ovulación por tanto tiempo como sea posible, así haciendo que la endometriosis este en un periodo de remisión durante el tiempo del tratamiento y, a veces por meses y años después. Los tratamientos hormonales incluyen el uso del estrógeno con progesterona, la progesterona sola, un derivado de la testosterona (Danazol), y un medicamento nuevo “GnRH”, que significa “Hormona liberadora de gonadotropina”. Los primeros resultados de las investigaciones indican que el tratamiento con la hormona “GnRH”, igual que otros tratamientos para la endometriosis, desafortunadamente no es la solución. Los efectos secundarios son un problema para algunas mujeres con todos los tratamientos hormonales.

Porque el embarazo frecuentemente resulta en una remisión temporal de los síntomas y por que se cree que la infertilidad es más común entre más tiempo exista la enfermedad, muchas veces, se recomienda que las mujeres que padecen de la endometriosis, no demoren en salir embarazadas. Sin embargo, hay muchos problemas con la “solución” del embarazo como un tratamiento para la endometriosis, puede que la mujer no se haya decidido si quiere o no salir embarazada, ciertamente una de las decisiones más importantes de la vida. Puede que no tenga elementos críticos en ese momento en su vida que le permitan proceder y criar un niño (Esposo, recursos financieros, etc.). Es posible que ya sea infértil.

Existen otros factores que le pueden hacer más difícil la decisión de salir encinta y la experiencia misma del embarazo. Las mujeres con Endometriosis tienen probabilidades aumentadas de tener un embarazo ectópico o un aborto espontáneo y una investigación ha encontrado que también tienen embarazos y partos más dificultosos.

Las investigaciones también enseñan que hay vínculos familiares en la endometriosis; estos aumentan el riesgo de endometriosis y problemas de salud relacionados en las hijas mujeres con la enfermedad.

También puede hacerse cirugía conservativa, o sea cirugía mayor o por el laparoscopio para extirpar y cauterizar (quemar) los crecimientos para aliviar los síntomas, y en algunos casos permitir un embarazo. Como con los otros tratamientos, la reaparición es común. Una nueva técnica quirúrgica es la laparoscopia usando radiofrecuencia. En esta técnica se hacen incisiones pequeñas en el abdomen, y entonces se usa el equipo de radiofrecuencia a través del laparoscopio para evaporar (vaporizar) los crecimientos, cortar las adherencias, etc. La cirugía radical (más extrema) que incluye la histerectomía y la extracción (extirpación) de todos los crecimientos y los ovarios (para prevenir mas estimulo hormonal) es necesario si la mujer ha tenido problemas severos de endometriosis por mucho tiempo.

Por lo general, la actividad de la endometriosis leve o moderada se termina con la menopausia. Pero, aun después de la cirugía radical o la menopausia, un caso severo de endometriosis puede volver a ser activado si la mujer usa terapia para reemplazar el estrógeno, o si el cuerpo continua produciendo hormonas después de la menopausia. Algunas autoridades recomiendan que no se use terapia de hormonas por un periodo breve (3 a 9 meses) después de la histerectomía y ooforectomia (procedimiento de sacar los ovarios) para la endometriosis.

Conociendo más de la Endometriosis

La endometriosis es sin duda, una de las condiciones más enigmáticas que afectan a las mujeres. Con el tiempo estamos aprendiendo mas, y este conocimiento está desvaneciendo algunas suposiciones del pasado que ahora han sido refutadas o que se consideran sospechables.

Una de las presunciones del pasado era que las mujeres que no son anglas, por lo usual no sufren de la endometriosis se ha comprobado que esto no es verdad. Otro mito acerca de la endometriosis es que las mujeres muy jóvenes nunca la desarrollaban. Probablemente surgió esta idea porque anteriormente las adolescentes y las mujeres sufrían de dolor menstrual (en muchos casos uno de los síntomas tempranos) silenciosamente sin tener un examen pélvico hasta que la enfermedad había progresado a una etapa inaguantable. También se creía que en el pasado que la endometriosis afectaba más a las mujeres bien educadas. Ahora sabemos que se desarrollo esta idea equivocada porque las mujeres bien educadas eran las que recibían el mejor cuidado médico, y frecuentemente eran suficientemente persistentes para obtener explicaciones por sus síntomas.

Otra suposición que sé hacia acerca de la endometriosis es que no es una enfermedad grave como el cáncer. Pero cualquier persona que haya hablado con mujeres sobre sus experiencias de la endometriosis sabe que algunas no están muy afectadas por la enfermedad (particularmente en las etapas tempranas) muchas otras han sufrido dolor severo y tensión emocional, no han podido trabajar o efectuar sus actividades diarias y han experimentado problemas financieros y en sus relaciones emocionales todo debido a la endometriosis.

Quizás algún día, entenderemos esta enfermedad que nos deja perplejos ¡y podemos acabar con todos los mitos, dolor, y frustraciones que a veces son parte de ella!.