Centro Médico Javeriano Calle 43 No 4-26 Consultorio 305-309-310-311-312 Ibagué

+57(8)2655176 - 2662700 - 2668784

¿Cómo es el desarrollo del bebé mes a mes?

Inicio / Temas de Interés

NOTICIA GESTAMOS LABORATORIO COLOMBIA

Los primeros meses de vida del recién nacido o neonato no son fáciles para los padres, especialmente los primerizos, pues el bebé es totalmente dependiente y por tanto necesita toda su atención. Llora mucho, no duerme, tiene gases, no hace caca, está inquieto… son algunas de las principales consultas de los padres tras el nacimiento de su bebé.

En esta primera etapa de vida, el bebé crece a un ritmo acelerado, basando su desarrollo y comportamiento en instintos y reflejos que ha ido adquiriendo desde el interior del vientre materno.

Los primeros meses de vida del bebé son esenciales, ya que se produce una parte muy importante de su desarrollo físico, mental, social y emocional.

Crecimiento y aprendizaje

Después de haber pasado nueve meses en el vientre materno, el nacimiento del bebé supone la entrada a un nuevo mundo completamente desconocido para él. No conoce el entorno ni sabe cómo comportarse en él.




A pesar de que necesitan aprender a realizar multitud de tareas, los recién nacidos y hasta aproximadamente los 4 años de edad, tienen una capacidad de aprendizaje muy superior a la de los adultos.

Por tanto, aunque inicialmente su comportamiento es instintivo, irá poco a poco aprendiendo a vivir en su nuevo entorno. Se encuentran en una etapa muy receptiva en la que cualquier pequeño gesto, sonido, color o movimiento les permite aprender una cosa más sobre la situación y el entorno que lo rodea.

Durante su primer año, el bebé experimenta un gran crecimiento. Debemos tener en cuenta que existirán momentos de grandes cambios y otros en los que prácticamente no se observe ningún avance en su desarrollo.

Es importante no alarmarse o preocuparse en exceso en estos momentos en los que el niño no evoluciona tan rápidamente como en otros, ya que, aunque no lo parezca, el bebé va adquiriendo nuevas habilidades.

Tablas de crecimiento

Se recomienda no comparar la evolución del neonato con el crecimiento de hermanos, primos o hijos de otras personas. Cada bebé tiene un desarrollo distinto y no se debe forzar a que camine o hable si todavía no se siente seguro.

Presionar puede ser contraproducente, ya que si, por ejemplo, se fuerza a un niño a caminar cuando todavía no está preparado y se cae, puede coger miedo y tardará más tiempo en volverlo a intentarlo. Cada niño tiene un ritmo distinto de crecimiento y desarrollo.




A pesar de esto, existen las llamadas tablas de crecimiento que comparan medidas como el peso, la longitud o el tamaño de la cabeza con medias universales promedio de niños de similares condiciones, es decir, de la misma edad y sexo.

Comparando las medidas de tu bebé con estas medias, se crea una tabla que ayuda al médico a determinar si tu bebé sigue el patrón de crecimiento saludable.

No obstante, como ya hemos indicado, los padres no deben preocuparse de más u obsesionarse con los percentiles, ya que no es algo matemático. Lo importante es que el bebé vaya evolucionado con el paso del tiempo de forma apropiada y no alcance valores extremos de peso o altura.

Desarrollo del bebé por etapas

A medida que avanza el desarrollo del bebé después del nacimiento, éste empieza a relacionarse con la gente y a desarrollar nuevos hábitos, estimulando así su inteligencia. Aunque todavía es muy pequeño, se empieza a forjar su personalidad, por lo que mediante su comportamiento se puede empezar a observar cómo será de mayor.




Como vemos en la imagen anterior, a medida que va crecimiento el recién nacido, se van formando sus capacidades y habilidades básicas:

Física: se desarrolla la motricidad gruesa (caminar, sentarse, aguantar la cabeza…) y la motricidad fina (rascarse, sujetar un vaso…).

Cognitiva: aunque un bebé no hable o no pueda entender tus palabras, sí capta tus emociones o tu actitud. Además, su capacidad de observación y el oído le ayudan a interiorizar aspectos importantes como la confianza, el tiempo, las relaciones…

Lenguaje: hay bebés que empiezan a hablar de forma temprana y otros que solo emiten pequeños sonidos con la boca y tardan más tiempo en emitir una palabra clara. Es importante estimular y enseñar el lenguaje al bebé desde el inicio de su vida, hablándole de forma clara y estimulando su aprendizaje con juegos adaptados a cada edad.

Social: el entorno en el que crece el bebé es crucial para su adecuado desarrollo. El contacto físico (caricias, besos, abrazos…), el apoyo emocional y el cariño brindado por familiares hacia el bebé le ayudarán a desarrollar sus habilidades sociales y a desenvolverse poco a poco en el mundo que le rodea.

Cuidados del bebé

Como hemos comentado, en los primeros días y meses de vida, el recién nacido es totalmente dependiente por lo necesita todo el cuidado de sus padres. Existen algunos aspectos a los que los padres deberán prestar especial atención para que el desarrollo de su bebé sea el adecuado.

Horas de sueño

El recién nacido no tiene el ritmo circadiano de los adultos (capacidad para distinguir el día de la noche). Generalmente duermen en todo momento y solo se despiertan para comer o ante algún dolor o incomodidad como gases o el pañal sucio.

Esto es algo que cambia mucho entre unos bebés y otros. Dependerá en gran medida de la alimentación. Hay bebés que duermen muchas horas seguidas y otros que necesitan alimentarse de forma más seguida por lo que se despertarán con más frecuencia.

La alimentación

La alimentación del bebé debe ser constante en los primeros días. De hecho, es común que el bebé llore por hambre cada dos o tres horas. No obstante, a lo largo del tiempo, las tomas se irán espaciando.

Si es posible, ese recomienda dar el pecho porque la leche materna aporta anticuerpos que refuerzan las defensas del bebé. En ese caso, es fundamental controlar su peso para comprobar que está tomando suficiente leche. Al contrario que en un biberón, no podemos saber si el bebé está tomando leche con certeza ni la cantidad exacta que extrae.

Los primeros días es normal que el bebé se duerma mientras está mamando; esto se produce porque le resulta un gran esfuerzo extraer la leche de la mama y por tanto se cansa. Si en la revisiones médicas del neonato se detecta un retraso en el crecimiento debido a problemas con la lactancia, el médico recomendará sustiutirla o combinarla con la lactancia artificial.

El llanto

Muchas madres, especialmente primerizas, se asustan porque su bebé llora mucho. Sin embargo, no siempre el llanto es signo de alarma. Debemos tener en cuenta que el lloro es su única forma de expresarse, por lo que puede llorar por cualquier cosa: hambre, gases, posición incómoda, pañal sucio, ganas de eructar, etc.

Saber por qué llora el recién nacido no es fácil pero con el paso del tiempo, los padres aprenderán a reconocer la causa del llanto y a dar la solución adecuada para que el bebé deje de llorar.

El pañal

Es necesario estar pendiente de los pañales. Si un bebé llora es posible que sea porque está sucio y eso le resulta incómodo. El neonato es incontinente, todavía no ha aprendido a controlar los esfínteres y no deposita su orina en la vejiga.

Cuando el bebé llegue a una edad comprendida entre los 18 y los 24 meses debe aprender a ir al baño sin pañal.

La salud

Controlar la salud de tu bebé es importante para que su desarrollo sea completo y adecuado. Es crucial seguir las indicaciones de los médicos y prestar especial atención ante señales poco habituales que puedan ser indicativas de alguna enfermedad como por ejemplo un llanto diferente a lo común, caquitas anormales, temperatura elevada, comportamiento o actitud extraña, etc.

También es imprescindible realizar todas las revisiones marcadas, seguir el calendario de vacunas y no medicar sin prescripción detallada del especialista.

Recibe asesoría personalizada con nuestros especialistas.

¡Contáctanos!

SUSCRIBETE

Recibe a tu correo las actualizaciones y temas de interés.