Centro Médico Javeriano Calle 43 No 4-26 Consultorio 305-309-310-311-312 Ibagué

+57(8)2655176 - 2662700 - 2668784

La vitrificación de óvulos: ¿cómo es el proceso y sus ventajas?

Inicio / Temas de Interés

NOTICIA GESTAMOS LABORATORIO COLOMBIA

Postergar la llegada del primer hijo puede acarrear ciertos problemas a la hora de conseguirlo en edades más avanzadas. Por ello, cada vez más mujeres con este deseo optan por la criopreservación de óvulos el cual ofrece la posibilidad de conservar los óvulos congelados por tiempo indefinido.

Este tratamiento ofrece la seguridad de que se mantendrán tanto la calidad como las características que poseían los ovocitos en el momento en el que se vitrificaron para poder emplearlos cuando se decida ser madre.

¿Qué es la vitrificación de óvulos?

La vitrificación o criopreservación de óvulos es una técnica de reproducción asistida que consiste en congelar los óvulos para poder emplearlos más adelante.

Este proceso no solo ha supuesto una gran ventaja como método de preservación de la fertilidad, sino que permite planificar los ciclos de reproducción asistida de forma mucho más programada. Ha facilitado que, en situaciones en las que no se pueda realizar el tratamiento, éste pueda llevarse a cabo posteriormente sin problemas mientras se mantengan los óvulos vitrificados.

Procedimiento

La vitrificación ovocitaria se divide, a grosso modo, en dos procesos bien diferenciados: la recolección de los ovocitos y el propio proceso de vitrificación.

A continuación comentamos las características de cada uno:

La obtención de los ovocitos

Para esta parte del proceso es necesario realizar previamente una analítica hormonal para comprobar el estado de la reserva ovárica. Generalmente se suele acompañar también de una ecografía vaginal para descartar alteraciones en el aparato reproductor. Una vez los resultados son correctos se procede a la estimulación ovárica.

La estimulación ovárica consiste en administrar gonadotropinas para estimular los ovarios de forma que se desarrollen múltiples folículos.

El tratamiento de estimulación hormonal tiene una duración variable en cada mujer dependiendo de cómo sea su respuesta a la medicación. Durante el proceso de estimulación, el ginecólogo comprobará el crecimiento folicular y, en función de cómo sea, podrá acortar o alargar la administración de la medicación así como reajustar su dosis.

Finalmente, cuando la mayoría de folículos hayan alcanzado un tamaño de entre 16 y 18 mm, se realizará la punción folicular para obtener los óvulos.

La punción ovárica o folicular es una intervención sencilla en la que, mediante una aguja ecoguiada, se puncionan los folículos para extraer los óvulos que cada uno contiene en su interior. El proceso puede durar entre 20 y 45 minutos y la mujer se encuentra sedada para evitar molestias.




Después de extraer los óvulos en quirófano, se llevan al laboratorio de FIVdonde el embriólogo evaluará su estado de maduración y calidad antes de proceder a la vitrificación.

La vitrificación

El proceso de congelación de los óvulos se realiza a velocidades de congelación ultrarrápidas. Durante la técnica es imprescindible el uso de unas sustancias denominadas crioprotectores que evitarán que las bajas temperaturas puedan dañar la célula.

Técnicamente, la vitrificación consiste en hacer pasar al óvulo a través de unos pocillos que contienen la sustancia crioprotectora, depositarlo en un soporte especializado para congelación y sumergirlo en nitrógeno líquido.

El soporte para congelación más habitualmente empleado se denomina Cryotop y consiste en un mango de plástico al que va unida una tira transparente sobre la que, por tensión superficial, queda adherido el óvulo después de haber sido tratado con las sustancias crioprotectoras.

Al finalizar el proceso, el Cryotop se cierra con una tapa dentro del nitrógeno líquido y se almacena en el banco de óvulos.




Esta técnica requiere de una gran habilidad y destreza a la hora de manejar especímenes tan pequeños y delicados como los óvulos.

Tratamiento después de la criopreservación de óvulos

Cuando la mujer desee utilizar los ovocitos criopreservados se procederá a realizar el tratamiento de reproducción asistida. Es necesario realizarlo, ya que los óvulos no pueden volver a introducirse en el útero de la mujer. Por ello, se deben generar los embriones en el laboratorio para posteriormente transferirlos.

Una vez desvitrificados los ovocitos, en el laboratorio, se puede realizar o un FIV o una ICSI empleando el semen de la pareja o semen de donante.

Después, los embriones formados se mantendrán en cultivo y, los de mayor calidad, serán transferidos a la paciente a la que se le habrá realizado una preparación endometrial previa para favorecer la implantación embrionaria.

Un par de semanas después se realizará una analítica sanguínea para medir los niveles de beta-hCG, la hormona del embarazo, para comprobar si la mujer está embarazada.

En el siguiente enlace tienes un post sobre los niveles de esta hormona en el embarazo: valores de beta-hCG en el embarazo.

Ventajas de la vitrificación de ovocitos

Se sabe que la reserva ovárica disminuye con la edad. Conforme avanzan los años disminuye tanto la cantidad como la calidad de los ovocitos, por lo que aquellas mujeres que aplazan la maternidad se ven obligadas, en muchos casos, a recurrir a tratamientos de ovodonación.

En el caso de ovocitos propios congelados las ventajas son múltiples. A continuación os presentamos las más importantes:

• Conservar la calidad ovocitaria: la criopreservación de óvulos permite conservar las características que los óvulos tenían en el momento en el que se obtuvieron sin que éstas se vean afectadas por el proceso de vitrificación.

• Mayor probabilidad de éxito: al emplear óvulos más jóvenes, la calidad es mayor. Esto a su vez hace que las probabilidades de aborto o de anomalías cromosómicas en el embrión sean mucho menores.

• Postergar la maternidad: es la principal ventaja que ofrece esta técnica. Vitrificando ovocitos, muchas mujeres se aseguran que en un futuro, tendrán, al menos, altas probabilidades de ser madres siempre que se encuentren en una edad apta para ello, pues no solo la calidad ovocitaria es importante para conseguirlo.

• Tratamiento sencillo: a pesar de que pueden surgir ciertas complicaciones como hiperestimulación o molestias por la medicación, en general es un procedimiento sencillo y rápido que puede ser de gran ayuda en el futuro.

Esta técnica no sólo se emplea en mujeres que desean aplazar su maternidad, sino que mujeres que van a someterse a un tratamiento agresivo como la quimioterapia, pueden preservar su fertilidad para ser madres una vez hayan superado la enfermedad.

Recibe asesoría personalizada con nuestros especialistas.

¡Contáctanos!

SUSCRIBETE

Recibe a tu correo las actualizaciones y temas de interés.