Centro Médico Javeriano Calle 43 No 4-26 Consultorio 305-309-310-311-312 Ibagué

+57(8)2655176 - 2662700 - 2668784

Pruebas de fertilidad en la mujer: ¿cuales son?

Inicio / Temas de Interés

NOTICIA GESTAMOS LABORATORIO COLOMBIA

Después de un año manteniendo relaciones sexuales sin conseguir el embarazo, es posible que la pareja tenga problemas de esterilidad y, por ello, tanto el hombre como la mujer deberían hacerse las pruebas de fertilidad necesarias.

En el caso de la mujer, un estudio de fertilidad femenino consiste básicamente en un análisis hormonal y una ecografía. También es posible hacer otras pruebas complementarias, como la histerosalpingografía y el cariotipo.

Una vez averiguada la causa de la infertilidad, será posible aplicar un tratamiento de reproducción asistida adecuado para conseguir el embarazo.

¿Cuando acudir al especialista?

Ante un problema para concebir, ambos miembros de la pareja deben plantearse hacer pruebas de fertilidad para averiguar la causa que les impide ser padres.

En general, se considera que existe infertilidad cuando la pareja lleva al menos un año manteniendo relaciones sexuales sin protección y, aún así, no ha conseguido el embarazo.

Sin embargo, este tiempo se reduce a los 6 meses si la mujer tiene más de 36 años.

En este momento, la pareja debe acudir a un especialista para hacer un estudio de fertilidad femenino y masculino. Además, las mujeres solteras o parejas lesbianas que deseen ser madres, también tendrán que someterse a estas pruebas antes de hacer un tratamiento de reproducción asistida.

En concreto, para el diagnóstico de la infertilidad femenina, el ginecólogo abre una historia clínica y pregunta a la mujer sobre aspectos de su vida reproductiva: si tiene hijos previos, si ha tenido algún aborto, si ha tomado anticonceptivos, si le han hecho alguna cirugía, etc.

A continuación, el médico mandará las pruebas diagnósticas habituales, que suelen ser las siguientes:

• Análisis hormonal nivel de las hormonas sexuales y otras hormonas que actúan en el ciclo menstrual.

• Ecografía valoración de la anatomía uterina y el estado de los ovarios.

• Histerosalpingografía valoración de las trompas de Falopio y su permeabilidad.

• Estudio del cariotipo para ver si hay alguna alteración cromosómica.




Si el resultado de alguna de estas pruebas está alterado, el médico puede solicitar más pruebas complementarias, como una biopsia endometrial o una histeroscopia, de las cuales hablaremos más adelante.

Análisis hormonal

Esta es una de las primeras pruebas que se hace con el fin de comprobar que no existen problemas endocrinos que afecten al ciclo menstrual. Además, los valores hormonales también aportan información sobre la reserva ovárica, la funcionalidad de los ovarios y de la hipófisis de la mujer.

Las principales hormonas que se evalúan son las siguientes:

• FSH: es una gonadotropina secretada por la hipófisis que ayuda a determinar la reserva ovárica.

• LH: también es una gonadotropina hipofisiaria que aporta información sobre el funcionamiento de los ovarios y la ovulación.

• Prolactina: es una hormona secretada por el cerebro que ayuda a valorar el funcionamiento del ciclo menstrual y de la hipófisis.

• Estradiol: es una hormona ovárica que sirve para valorar el desarrollo folicular, la reserva ovárica y el endometrio.

• Progesterona: es secretada por el ovario después de la ovulación. Por tanto, la progesterona indica si el óvulo ha sido liberado o si hay problemas de anovulación.

• Hormona antimulleriana (AMH): es proporcional a la cantidad de óvulos disponibles en el ovario, por lo que sirve para medir la reserva ovárica de una manera más exacta.




El análisis de FSH, LH, estradiol y prolactina consiste en un perfil de hormonas basales y, por tanto, la extracción de sangre debe hacerse entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual, cuando los ovarios aún están en reposo. El análisis de la AMH también suele hacerse junto a este perfil basal, aunque podría cuantificarse en cualquier momento del ciclo, ya que sus niveles no varían.

En cuanto a la progesterona, este análisis debe hacerse sobre el día 20 del ciclo menstrual para saber si ha tenido lugar la ovulación.

Otras hormonas que suelen valorarse junto al anterior análisis de sangre son las siguientes: TSH, tiroxina libre, triyodotironina libre y testosterona total. Aunque no son hormonas sexuales, si sus niveles están fuera de lo normal, pueden influir directamente en las hormonas que controlan el ciclo menstrual y en la ovulación.

Ecografia

En un estudio de fertilidad femenina, se realiza una ecografía transvaginal a la mujer para observar el útero y los ovarios con dos objetivos claros:

• Comprobar si existe alguna malformación uterina u otra complicación anatómica.

• Hacer un recuento de folículos antrales (RFA) en los primeros días del ciclo para valorar la reserva ovárica.

Para hacer la ecografía, el ginecólogo introduce a través de la vagina una sonda cubierta por un preservativo y con gel lubricante. Esta sonda envía ondas sonoras que permiten visualizar en una pantalla la estructura del útero y los ovarios al rebotar contra estos órganos. La mujer puede notar una leve molestia por la presión de la sonda, pero la prueba es indolora.




En esta misma consulta del ginecólogo, también suele hacerse una citología vaginal o test de Papanicolaou para ver si existe algún tipo de infección o alteración en el cérvix que esté afectando a la fertilidad. Para ello, se obtiene una pequeña cantidad de células del cuello uterino a través de un suave raspado y se mandan a analizar.

Histerosalpingografía (HSG)

La histerosalpingografía o uterosalpingografía es una prueba diagnóstica que se utiliza para ver la estructura del útero y las trompas de Falopio mediante rayos X y un medio de contraste. Además, esta prueba también aporta información sobre la permeabilidad de las trompas.

Esto es muy importante a la hora de determinar la técnica de reproducción asistida más adecuada, ya que si las trompas no son permeables, la fecundación natural no podrá tener lugar y será necesario recurrir a una fecundación in vitro (FIV).

Para hacer la HSG, la mujer se coloca en una camilla en posición ginecológica y se introduce un catéter en el cérvix. A través de este catéter pasará un contraste líquido radiopaco que circulará por el cuello uterino, el útero y las trompas, lo que permitirá tomar diferentes imágenes con un radiografía. Finalmente, el contraste saldrá a la cavidad pélvica si no existe ninguna obstrucción en las trompas.

El estudio de la histerosalpingografía ayuda diagnosticar alteraciones como las siguientes:

• Malformaciones uterinas estructurales: útero unicorne, septos, etc.

• Formaciones anormales en el útero: miomas, pólipos o adherencias.

• Patologías que inflaman las trompas, como la salpingitis.

• Patologías que obstruyen las trompas, como el hidrosalpinx.

Asimismo, puede ocurrir que la histerosalpingografía abra las trompas de Falopio gracias a la presión del paso del contraste líquido. Por ello, hay mujeres que logran el embarazo natural después de realizar esta prueba.




Otras pruebas de fertilidad

En ocasiones, es necesario un diagnóstico más completo para averiguar o confirmar la causa de infertilidad femenina.

A continuación, vamos a comentar otras pruebas relevantes en el estudio de la esterilidad:

Estudio del cariotipo

El cariotipo es el conjunto cromosomas que tiene cada célula, donde el material genético se encuentra compactado. En el ser humano, la dotación cromosómica es de 46 cromosomas, entre los cuales se diferencian 22 pares de cromosomas no sexuales (autosomas) y 2 cromosomas sexuales (XX para la mujer y XY para el varón).

Por tanto, el estudio del cariotipo sirve para buscar posibles alteraciones en el número o estructura de los cromosomas que provocan infertilidad.

Como todas las células que tienen núcleo disponen de cromosomas, este estudio puede hacerse mediante un simple análisis de sangre. Las células a analizar serían los glóbulos blancos o los linfocitos.




Histeroscopia (HSC)

La histeroscopia es una prueba endoscópica que permite ver directamente el útero para diagnosticar anomalías uterinas como pólipos, miomas o lesiones en el endometrio que no se pueden diagnosticar de forma certera por ecografía o histerosalpingografía.

Esta exploración ginecológica se realiza en la propia consulta y consiste en introducir a través de la vagina y el cuello del útero un histeroscopio (tubo con una cámara) para observar la cavidad uterina.

También se pueden observar los orificios de entrada a las trompas de Falopio, pero el histeroscopio no puede entrar en ellas debido a su pequeño diámetro.




Biopsia endometrial

Se trata de una prueba diagnóstica en la que se extrae una muestra de tejido endometrial (capa interna del útero) y se examina al microscopio para ver si existe algún tipo de anormalidad en las células.

Para hacer la biopsia, se inserta un pequeño tubo hasta el interior del útero y se aspira una pequeña cantidad de endometrio. El procedimiento se puede realizar con o sin anestesia local en la consulta del ginecólogo.




La biopsia de endometrio suele estar indicada en casos de fallos de implantación repetidos, con el objetivo de estudiar la receptividad endometrial.

Anímate, y solicita tu cita en Gestamos o visítanos a www.gestamos.com.co.

Centro Médico Javeriano Calle 43 Nº 4-26 Consultorio 309 - 310 - 311-312 Ibagué, Colombia Tels: (8)2655176 - 2662700 - 2646288, Cel: +57 3164682971, info@gestamos.com.co .

Recibe asesoría personalizada con nuestros especialistas.

¡Contáctanos!

SUSCRIBETE

Recibe a tu correo las actualizaciones y temas de interés.